CAPAS >

Mural Saner 2022

English |  Deutsch |  Nahuatl (Original)

 

Tetzáhuitl
Visiones postapocalípticas del Libro XII de Edgar Flores SANER

 

El Centro Käte Hamburger de Estudios Apocalípticos y Post-Apocalípticos (CAPAS) es un centro de investigación avanzada de la Universidad de Heidelberg, financiado por el Ministerio Federal de Educación e Investigación. Su objetivo es investigar cómo las catástrofes y los escenarios del fin de los tiempos afectan a las sociedades, los individuos y el entorno. El intercambio con el público y las artes son una parte central del interés de investigación del centro. El arte tiene una doble relevancia, ya que expresa y da forma a un imaginario cultural particular sobre los fines del mundo. El profesor Dr. Adolfo Mantilla Osornio, becario de CAPAS, ha comisariado la cooperación y la exposición con el artista mexicano SANER, quien ha creado la colección de artistas Visiones postapocalípticas del Libro XII, que acompaña a la creación de un mural en la escuela Julius-Springer-Schule de Heidelberg. 

La primera versión de la historia de la destrucción del mundo mexica prehispánico, contenida en el libro XII de la Historia general de las Cosas de la Nueva España, fue escrita en náhuatl (lengua nativa) y en español por Fray Bernardino de Sahagún, presuntamente entre 1545 y 1551. La historia se basa en imágenes que se habían transmitido previamente junto con las narraciones orales indígenas. Por lo tanto, no son meras ilustraciones, ya que sólo posteriormente se transcribieron en texto escrito en náhuatl y en español. Las versiones posteriores del texto en los llamados Códice Florentino y Códice Matritense se derivaron de ese primer manuscrito. El libro XII comienza refiriéndose a ocho tetzáhuitl, palabra que en las narraciones de la tradición náhuatl se refiere a múltiples acontecimientos que presagian fenómenos que, según se dice, provocan la alteración del orden de la vida individual y colectiva. En muchos casos, estos relatos relacionados con el fin de las sociedades, las existencias y el colapso de la civilización, como se observa en los textos contenidos en la Relación de Michoacán, se atribuyen a Fray Jerónimo de Alcalá escritos hacia 1540-1541. Otro ejemplo es la narración de la caída de la ciudad Tollan (o Tula) recuperada en las obras de Fray Bernardino de Sahagún, Fray Juan de Torquemada y el jesuita Francisco Javier Clavigero.

Originalmente, tetzáhuitl son experiencias determinadas por una perspectiva indígena, ligada a los principios de las relaciones espacio-temporales en el imaginario mesoamericano. Sin embargo, los presagios a los que se refiere el Libro XII parecen ser el producto de una visión transcultural que intentó encontrar elementos coherentes con los imaginarios europeos en las narrativas culturales indígenas. Hay que leer la Historia general de las Cosas de la Nueva España como una enciclopedia completa de la cultura nahua, aunque haya sido escrita bajo la influencia de los monjes franciscanos y bajo la impresión de la Conquista - casi un producto postapocalíptico. La serie Visiones postapocalípticas del Libro XII propone un acercamiento contemporáneo a las cosmovisiones, mitos e historias implícitas en dichas narraciones. Esto permite al observador encontrar una multiplicidad de realidades en las prácticas culturales, los lenguajes y las representaciones y, como tal, permite la exploración de diversas dimensiones cosmohistóricas y cosmopolíticas.


[§0] Primer capítulo en el que se dice lo que apa reció, lo que fue visto, las señales y los tetzáhuitl (presagio), cuan do aún no venían los españoles a la tierra de aquí, cuan do aún no eran conocidos por los habitantes de aquí.


[§1] Cuando aún no venían los españoles, diez años antes, un tetzáhuitl (presagio) primero apareció en el cielo, estuvo chispeando, así como una espiga de fuego, así como una llama de fuego, así como la aurora. Parecía que se erguía como si estuviera punzando el cielo. Ancha del asiento, delgada de la cabeza. Bien en medio del cielo, bien se erguía su centro llegando al cielo, bien estaba alcanzando el centro del cielo. Así se veía, en el Oriente, hacia acá se levantaba, así salía, a la media noche, parecía como que comenzaba a amanecer. En amaneciendo, el Sol la hacía desaparecer, cuando emergía. Durante un año hacia acá se alzaba (en el 12 Casa comenzó). Y cuando aparecía, la gente hacía ruido, se golpeaba los labios [con las manos], se escandalizaba, expresaba su angustia.


 


[§2] Segundo tetzáhuitl (presagio) que ocurrió aquí en México: por sí solo ardió, se encendió, nadie le puso fuego, sólo por sí mismo se prendió la casa del diablo Huitzilopochtli (dios de la guerra). Se decía “su montaña”, el lugar de nombre Tlacateccan. [Así] se manifestó: ya arden las columnas, de sus adentros emergen espigas de fuego, lenguas de fuego, llamaradas de fuego —con mucha rapidez se consumió toda la madera de la casa—. De inmediato la gente hace ruido, dice: “Mexicanos, vengan de prisa, hay que apagarlo, vuestros cántaros…”. Pero cuando se le echaba agua, [cuando] se le quería apagar, sólo mucho más se encendía. No pudo apagarse, todo se quemó.


 


[§3] Tercer tetzáhuitl (presagio): un templo fue golpeado por un rayo, sólo era un jacal, su nombre de lugar era Tzonmolco, su templo de Xiuhtecuhtli (dios del fuego). No llovía recio, sólo llovía rocío, así que se tuvo por tetzáhuitl. Así se decía: “sólo fue golpe de Sol”, “tampoco se oyó el trueno”.


 




[§4] Cuarto tetzáhuitl (presagio): cuando todavía había Sol un fuego cayó, se partió en tres. Vino a comenzar por donde el Sol se mete e iba viendo hacia allá donde sale [el Sol]. Algo así como brasas va lloviznando, lejos va yendo su cola, lejos va llegando su cola. Y cuando fue visto, la gente hizo mucho ruido, así como si se extendiera [el sonido de los] cascabeles.

 


[§5] Quinto tetzáhuitl (presagio): hirvió el agua [del lago], no la hizo hervir el viento. Fue como si burbujeara, como si burbujeara ruidosamente, muy lejos llegaba, por eso se levantó y alcanzó los cimientos de las casas, y se destruyeron, se derrumbaron las casas. Esto fue en la gran agua que se extiende junto a nosotros aquí en México.


 


[§6] Sexto tetzáhuitl (presagio): muchas veces se escuchaba a una mujer que iba llorando, iba gritando; por la noche mucho chilla, anda diciendo: “Hijitos míos, ya por eso vamos a irnos”. Algunas veces dice: “Hijitos míos adónde voy a llevármelos”.


 


[§7] Séptimo tetzáhuitl (presagio): una vez, cuando la gente del agua estaba pescando con redes o cazando con redes, agarra ron un ave cenicienta, semejante a una grulla. Enseguida fueron a hacérsela ver a Motecuzoma (el gobernante), en el Tlillan [lugar negro (sagrado)]  , en el Calmecac (una escuela para hijos de la nobleza). Declinaba el sol, pero aún era de día. Encima de [la grulla] se extendía algo así como un espejo, circular como malacate, redondo, como si estuviera perforado en el centro. Allá se aparecía el cielo, las estrellas, el mamalhuaztli.7 Y Moctezuma mucho lo tuvo por tetzáhuitl cuando vio las estrellas y el mamalhuaztli. Y [luego], una segunda vez miró encima del ave, un poco más allá vio como si algunas personas vinieran [marchando] derechos, vinieran conquistando, vinieran vestidos para la guerra, los cargaban venados. Y luego llamó a los adivinos, a los sabios, les dijo: “No saben ustedes lo que yo acabo de ver, a algunos que venían como [marchando] derechos”. Ya iban a contestarle, cuando miraron, y [todo] desapareció, no [pudieron] decir nada más.


 



[§8] Octavo tetzáhuitl (presagio): muchas veces se descubrían hombres, hombres monstruosos, con dos cabezas y un solo cuerpo; allá los llevaban al Tlillan (lugar sagrado) Calmecac (una escuela para hijos de la nobleza). Allí los veía Moctezuma (el gobernante); los veía y enseguida desaparecían.

El artista Saner (Edgar Flores), es un ilustrador, diseñador gráfico y artista callejero de México. Sus obras suelen mostrar situaciones cotidianas con figuras que llevan símbolos y vestimentas indígenas y abordan diversos discursos políticos y sociales. Los elementos principales de la obra de Saner son máscaras con figuras y animales como jaguares, coyotes, dioses y calaveras que reflejan el misticismo de las tradiciones mexicanas. Sus obras expresan las emociones que cada figura representa y así, paradójicamente, sólo muestran su verdadero rostro a través del velo.

El grafiti y el arte callejero han sido núcleos creativos de las grandes metrópolis durante décadas, dan vida a nuestras ciudades. El Festival METROPOLINK de Heidelberg ofrece uno de los mayores escenarios de arte callejero de Alemania en 4.000 metros cuadrados de espacio interior y exterior. Con numerosos murales de artistas de renombre internacional y nacional, el festival es un crisol de arte urbano y un lugar para experimentos creativos, talleres y espectáculos de luz.

Volver al sitio web principal de CAPAS. 

Fuente de los textos de presagios:
Berenice Alcántara Rojas. (2019). “Signos del final de los tiempos. Los ocho presagios de la Conquista del Códice Florentino”. Tetzáhuitl. Los presagios de la conquista de México, México, Museo del Templo Mayor, INHA , pp. 110-111.

 

 

 

 

 


 

 

Editor: Email
Latest Revision: 2022-08-02
zum Seitenanfang/up